Los Ferrari 312B de la colección Ferrari Fórmula 1 1:43 de Altaya Descubre los Ferrari F1 de la generación B

Sigo, con esta entrada en el blog, contextualizando las miniaturas de la colección Ferrari F1 Collection de Ediciones Altaya, de la que soy un orgulloso coleccionista. Próximamente hablaré de los Ferrari Turbo de la década de los 80 y de la mítica serie T, la que triunfó en la segunda parte de los años 70. Mientras tanto analizaré una serie que destacó por los escasos resultados deportivos, por el gran número de pilotos involucrados y por el gran número de versiones que se desarrollaros: la Serie B.

La serie 312B siguió a la serie 312 a secas e introdujo una seña de identidad importantísima por el Cavallino: el motor de 12 cilindros bóxer de 180º. Esta unidad, con las debidas modificaciones, acompañó a los bólidos rojos desde su debut en 1970 hasta su última carrera, con el 312T5 en 1980. El motor “plano” fue el punto fuerte de este proyecto: su gran potencia y su proverbial fiabilidad permitieron limitar los daños de una gestión que, en el bienio 1972 – 73 tocó el fondo. Pero vamos por orden: el primer modelo de la serie fue el 312B de 1970.

Se trataba de un coche seguramente novedoso. El nuevo motor tenía la misión de dar un paso adelante respecto a las anteriores unidades de 12 cilindros en V de 60º que habían sido un quebradero de cabeza para los técnicos de Ferrari a causa de su poca fiabilidad. El ingeniero Mauro Forghieri decidió así recuperar una idea que ya había desarrollado con el 512 F1 de 1964-1965: el motor bóxer. El objetivo era el de rebajar al máximo el baricentro del vehículo, mejorando el agarre y la agilidad. El modelo de 1970, de 450 caballos, presentaba otras soluciones -chasis, suspensiones y aerodinámica- más conservadoras. Los alerones, partido en dos el delantero y situado entre los dos ejes el trasero, no presentaban ninguna novedad respecto a la competencia. En aquella temporada llegaron hasta 3 victorias de la mano de Jacky Ickx, Clay Regazzoni y Mario Andretti. Arturo Merzario e Ignazio Giunti completaban el equipo. En 1971 llegó la primera evolución del 312B, el 312B2.

El B2 participó a los campeonatos de 1971 y 1972. Alcanzó solamente 2 victorias (una por temporada) siempre por mano del belga Jacky Ickx. Las principales diferencias venían de la aerodinámica, gracias a un nuevo alerón trasero desplazado hasta el fondo del coche, y por el aumento de potencia: se alcanzaron los 470 caballos. En 1973 Forghieri fue destinado a un departamento de nuevos proyectos (empezó a desarrollar el 312T). Fue así que nació el B3, diseñado por los ingenieros Caliri y Rocchi.

El B3 destacaba por un innovador chasis “inglés” en aluminio, y por su escasa competitividad. Tras una temporada nefasta Forghieri se reincorporó y “apañó” el competitivo 312 B3-74, corrigiendo algunos anacronismos de su antecesor (por ejemplo el radiador delantero) e introduciendo algunas soluciones de la futura serie T. Con este coche Niki Lauda se estrenó con Ferrari.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*